Fase II – 2014

2014 Cultura urbana, espacio público y modos de vida – Cotidianeidad y conocimiento.

La producción social del espacio vivido genera una tensión entre la experiencia significante de la vida cotidiana y el conocimiento científico. Ella se sobrepone y enlaza los demás temas del segundo Ciclo de Fomento – el foco material sobre los recursos y el foco mental sobre los saberes en la producción del espacio. Cada innovación (técnica, estética), cada avance del conocimiento (académico) sucede en un ámbito social es decir, no puede ser entendida de manera desprendida de los acontecimientos sociales en cada sociedad (urbana). De la misma manera, los espacios públicos resultan la bisagra inevitable de la investigación de las ciudades en los campos de tensión entre emocionalidad, experiencias y afecto, así como entre las fronteras de la racionalidad, la producción simbólica de lugares con significado y la acumulación de capital cultural. Pero también escacean reflexiones sistemáticas sobre las novedades académicas en la arquitectura y la planificación, que producen innovaciones sociales y generan un aumento de la calidad de vida inmediata de muchos en los espacios públicos. También faltan discusiones teórico-espaciales y epistemológicas sobre los diversos bagajes de conocimiento sobre el espacio público, ya sea desde las experiencias de vida cotidiana hasta investigaciones académicas abstractas de cambios sociales complejos. El tema anual “Cultura urbana, espacio público y formas de vida – Cotidianeidad y conocimento” ofrece la posibilidad, de ocuparse también de las demás implicaciones del comprender los espacios públicos para la investigación urbana y los campos de estudios afines, de manera productiva para el conocimiento en el esfera explorativa del SKuOR. También se pueden realizar observaciones de cultura urbana sobre prácticas culturales en surgimiento como desafíos para la política urbana e inspiración para la economía ciudadana de manera abierta a los resultados, allí donde la vida urbana se despliega de manera multicolor: en los espacios públicos de las ciudades. Con la mirada puesta sobre la rebelión social en diversas ciudades de Europa se vé claramente, que no faltan motivos para la investigación sobre los espacios públicos como sismógrafos para la creación de condiciones arquitectónicas y como vehículos de transformación para el cambio de culturas de planificación establecidas.

Pero, como regla general, las aproximaciones científicas hacia los espacios públicos quedan inmanentes a las respectivas disciplinas. Los investigadores utilizan en muchos casos cajas de construcción preconstruídas para hacer el objeto “manejable”. Pero, que la complejidad social, que se manifiesta en el desarrollo urbano, puede ser investigado en él, conceptualmente palpable nivel micro es hasta la fecha desatendido por la ciencia. La escencia de la investigación urbana en su ya casi eclécticamente unificada diversidad de aproximaciones y el amplio espectro de posibles métodos, facilitan progresos en el conocimiento científico futuros entre los materiales de construcción concretos y procesos sociales abstractos. Por ello, el espacio público como objeto de investigación, debido a su naturaleza compleja y abarcativo de las disciplinas, debe ser comprendido menos como un campo minado epistemológico, sino más bien, como una oportunidad teórica para conocimiento (post-disciplinariedad). Porque aquí se muestran fenómenos muy diferentes del desarrollo urbano en su permeabilización mutua. Ésto significa para investigadores un dirigirse sistemáticamente hacia la vida cotidiana de las ciudades con sus sin salida y dilemas, con las oportunidades y posibilidades de la emancipación social en lo cotidiano, que los actuales forzadores de la búsqueda del conocimiento asignan idealmente a la generalidad de las ciudades europeas.

Por ello, la investigación urbana debe, en contraposición a la planificación urbana, indagar críticamente sobre los constructos de conocimiento y conocimientos de expertos sobre cultura urbana y espacios públicos, si se quiere aguzar, de acuerdo a su relevancia social, los planteos de los problemas, desarrollar métodos desde el objeto de las formas de vida urbanas para producir un progreso del conocimiento sobre el cambio en la praxis social, los espacios vividos y la producción social del espacio, que en las ciudades surgen de manera especialmente evidente.

Deben esbozarse nuevas esferas del conocimiento en la investigación urbana, que se refieran al espacio público y los aspectos culturales urbanos. Se trata también, de generar una conexión abarcativa de las disciplinas hacia ámbitos de aplicación de los nuevos conocimientos específicos obtenidos en la arquitectura y la planificación. Porque las potencialidades de los campos temáticos recortados cultura urbana y espacio público resultan, debido a las recientes cambios sociales (P. Ej. la protesta contra el proyecto de estación de tren en Stuttgart o las protestas en la Plaza Tahrir en El Cairo, en el marco de la primavera árabe) como también para otros campos de la práctica del desarrollo urbano (P. Ej. manejo de proyectos, desarrollo de proyectos, comunicación y participación en la arquitectura y la planificación) sumamente productiva en resultados.