Fase II – 2013

2013 Cultura urbana, espacio público y el saber – Educación y diferencia.

Es la tarea normativa de los planificadores urbanos, el conectar diferentes campos del conocimiento con el objetivo de dirijir el desarrollo espacial de manera sustentable y democrática. Ellos producen contínuamente conocimiento referido al espacio y lo aplican permanentemente (producción espacial mental). Ellos delinean imaginarios, proyecciones y visiones basados en datos, que mas adelante se escriben en piedra en la esperanza de ofrecerle respaldo al cambio social – un respaldo robusto. El espacio como proceso productivo “se observa aquí en un (…) nivel, como resultado de conocimientos científicos acumulados, que permean el proceso de trabajo y con ello se hacen materialmente eficaz” (Schmid 2005, 2007). Con el trasfondo del aumento en la actualidad de la relevancia del conocimiento en sí mismo, también se observa que el cambiante significado del conocimiento como recurso en el desarrollo urbano contemporáneo ya no puede ser leído sólo de manera puramente física. De todos modos, el acceso a la educación y el reconocimiento de la diferencia social deben ganar en significado en la apertura y conexion académica de diferentes campos del conocimiento, si se quieren superar los desafíos de, por ejemplo, los movimientos poblacionales y la diversidad en las formas de vida, así como la transformación estructural de las ciudades. Por ello, el tema anual “Cultura urbana, espacio público y el saber – Educación y diferencia”, se trabajará de manera transdisciplinaria: los espacios públicos sirven aquí como espacios de reflexión y arena de acción para los planificadores urbanos, ellas sirven al forjamiento de alianzas de conocimiento entre la teoría y la praxis de los recursos de empleo espaciales, entre universidades, escuelas y jardines de infantes y, sencillamente, de todas las demás asociaciones en los que se aprende interculturalmente teniendo en cuenta la diferencia social concreta.

Con el foco puesto en la educación, se sigue planteando la cuestión acerca del carácter social de la innovación social. ¿Qué formas de Life Long Learning y de los procesos de transferencia de conocimientos se forman y cómo? ¿cómo están organizados espacialmente en la actualidad las instalaciones educativas, y en qué medida juegan los espacios públicos en las escuelas, escuelas superiores populares y escuelas superiores un rol mas central que en la ciudad fordista? ¿En qué medida reflejan los actuales proyectos de desarrollo urbano en el ámbito educativo un alegato por la diferencia de las formas de vida y culturas en Viena, una ciudad que – como muchas otras – ya estaba históricamente caracterizada por la inmigración de grupos de población muy diversos? Si las formas de transmisión de conocimiento entre los diferentes campos y bagajes del conocimiento se han modificado aceleradamente en el marco de la transformación de los medios, ¿Se expresa esto espacialmente de la misma manera acelerada? ¿Qué rol toman los espacios públicos en estas transformaciones en la actual ciudad postfordista?

Pero también las evidentes posibilidades que se arrojan para la acción de la planificación urbana en el marco de la ganancia del conocimiento en espacios públicos, aparecen, en principio, no suficientemente captadas y utilizadas para la praxis del aprendizaje dialógico y la acción participativa de investigación. De allí es que el tema anual 2013 se base sobre el aspecto de los espacios concebidos, las proyecciones y visiones que mentalmente se (pre) producen, para así influenciar fácticamente el desarrollo espacial ¿Sobre qué bagajes de conocimiento se basa(ba) el actuar planificador respecto a los espacios públicos y cómo se ha modificado esta situación con el surgimiento de las economías del conocimiento postfordistas? Existen actualmente avances en la ciencia, que conecten las perspectivas de cultura ciudadana con las relacionadas al conocimiento referido al espacio público?

Por ello en el 2013 se persigue un accionar, en el que la TU Viena y sus actores concientemente realizan cooperaciones educativas con otras instituciones educativas (escuelas, escuelas superiores populares, jardines de infantes, etc.) sobre el espacio público en el sentido de integrar alianzas de conocimiento. De esta manera se quiere forzar la transferencia de conocimientos de manera dialógica sobre las particularidades locales de determinados sitios, sobre las modificaciones de conducta que en lo global unifican entre el conocimiento académico, el saber de expertos profesionales y el conocimiento cotidiano local (transdisciplinariedad). Una focalización tan fuerte en la educación como parte de la cultura, y el reconocimiento de la diferencia en la sociedad urbana, nos resultan evidentes para una aproximación cultural-urbana en la planificación y la arquitectura en países democráticos.